¿ Qué futuro para las retroexcavadoras?

La retroexcavadora celebra este año sus 70 años. Más allá del desgaste de un concepto que fue inovador al principio ya que asociaba una cargadora adelante y una excavadora detrás, colocadas en el mismo chasis, el tipo de obra y el cambio de costumbres de los clientes amenazan la perennidad del producto.

El fabricante sueco Volvo decidió abandonar en 2015 la construcción de retroexcavadoras. La erosión continua de los volumenes en sus principales mercados explica la decisión de la firma que prefiere concentrar sus esfuerzos en las midiexcavadoras y las cargadoras de ruedas articuladas. La estrategia es diferente para JCB. El inventor del concepto sigue esforzándose en hacer evolucionar el concepto.

“La retroexcavadora es un material del siglo XXI”, afirma Lord Bamford, presidente de JCB. “La polivalencia y los resultados, pero también la simplicidad de uso y la compacidad hacen que esta máquina sin equivalente sigue siendo adaptada a todo tipo de obra, en todas partes del mundo”.

tractopelle JCB

© JCB

Más de 600 000 unidades fueron producidas por JCB desde el origen de la marca, de las cuales 500 000 producidas entre 1953 y 2015. Comercializada en 120 paises y producida en 4 fábricas en 3 continentes (Europa, América y Asia), la retroexcavadora que se declina en 5 modelos básicos para 40 versiones diferentes, sigue estructurando la empresa. Con 7300 retroexcavadoras en 2014, JCB domina el mercado mundial con un 50% de cuotas de mercado. El mercado  europeo representa algunas 2500 unidades, o sea una cifra de negocios de 230 millones de euros.

Canibalización

Para conservar este liderazgo, JCB propone nuevas configuraciones para aplicaciones específicas (colocación de postes, equipos de perforación…), pero también para tener en cuenta los cambios del mercado. El tamaño de la máquina fue a menudo un problema para un uso en zonas urbanas. El nacimiento del 3CX Compact debe paliar este problema gracias a un tamaño reducido, una máquina urbana que se dirige principalmente a las comunidades locales. Debe evitar la canibalización del concepto por la midiexcavadora, más eficaz y más compacta, y que es más adaptada para las obras urbanas. Este concepto tiene éxito en la India, los EEUU y el Reino Unido, los principales mercados para este producto. Fue un fracaso en algunos paises como Alemania por ejemplo y tiende a decaer en los mercados europeos maduros.

El mercado frances (3500 unidades) sólo consumió 600 retroexcavadoras en 2014. La urbanización creciente así que las limitaciones de explotación de las obras requieren que se deplieguen materiales de pequeño tamaño que ofrecen el mejor nivel de rendimiento en términos de arrancamiento, de manipulación o de excavación.

tractopelle jcb bis

© JCB

A pesar de las mejoras introducidas en las últimas generaciones de máquinas, en particular con la automatización de las funciones y un esfuerzo sobre el tamaño, parece cada vez más difícil justificar la presencia de retroexcavadora en medio urbano. Sin embargo, si las zonas urbanas no convienen a este tipo de máquina, las aplicaciones en el campo permanecen el ámbito de predilección de la retroexcavadora. Es lo mismo para realizar trabajos de mantenimiento para una comunidad local para la cual, la multifuncionalidad de la máquina aparece muy atractiva.

Sobre MachineryZone